Bodas íntimas: Una sabia elección

Hay mucha razones por las que celebrar una boda al uso, y otras tantas por las que escoger un enlace íntimo. Cada pareja deberá tomar una decisión al respecto y ello marcará sin duda cómo discurra el día más importante de sus vidas. Y es posible que en esta decisión tan importante los novios oigan quizá muchos (o demasiados) comentarios al respecto, opiniones que, aunque respetables, no deben empañar el deseo de los cónyuges, que son, en definitiva, los protagonistas totales de la jornada nupcial. En el artículo de hoy, desgranaremos las cuestiones que deberás tener en cuenta si lo que quieres para tu B-day es intimidad.

Sin embargo, no es fácil tomar una decisión de este calado, porque lo primero que deberéis hacer es reducir drásticamente el número de invitados, por eso se llaman “bodas íntimas”. Por lo general, se considera un enlace de este tipo aquellas bodas que no superan el medio centenar de invitados, entre familiares y amigos. Así que armaos de paciencia, argumentos sólidos para rechazar los compromisos y determinación a la hora de realizar la lista. Lo primero será comenzar por vuestras familias directas: padres, hermanos y otros familiares con los que verdaderamente tengáis relación (descartad de entrada aquellos a los que no veis desde hace años y por puro compromiso). A continuación, el gran tema de los amigos. Aquí hay que ser más radical si cabe y reducir la lista a aquellos amigos más íntimos, lo que no será tarea fácil.

En cuanto al lugar del enlace, deberéis tener en cuenta, por supuesto, la cantidad de invitados, y a partir de ahí escoger un lugar especial que seguro que ya tenéis en mente: una cala, una pequeña iglesia o ermita, un jardín acogedor y muy romántico… Las opciones son muchas y seguro que será una delicia el proceso de visita de los emplazamientos. Ten en cuenta que una de las opciones más cómodas es escoger un lugar en el que puedas celebrar tanto la ceremonia como el banquete, lo que redundará en comodidad tanto para vosotros como para vuestros invitados.

Una de las ventajas de las bodas íntimas es que con el mismo presupuesto se puede lograr un enlace de ensueño, con todo lujo de detalles, lo que dejará en la memoria de todos los asistentes un hermoso recuerdo. Será posible, por ejemplo, optar por una decoración singular, manjares exquisitos y originales, música en directo y regalos de categoría para los invitados. No obstante, también tenéis la otra opción: puesto que son pocos invitados, el presupuesto puede reducirse drásticamente, y eso siempre es una buena noticia.

Sea cual sea vuestra elección, el caso es que tanto vosotros como todos aquellos que compartan ese día tan especial de vuestras vidas disfrutéis al máximo, y eso solo se consigue con grandes dosis de amor, comprensión y empatía. Lo demás vendrá rodado… ;-)